¿Te gusta el Running? Entérate qué estudios cardíacos tienes que hacerte para correr.

Los chequeos físicos son muy importantes antes de realizar cualquier actividad. Cuáles son y con qué frecuencia deben hacerse. Descubre el valor de saber hacer Reanimación Cardiopulmonar (RCP).

 

El furor por el running o por la actividad física suele darse en esta época del año. Muchas son las personas que para verse o sentirse mejor, deciden practicar algún ejercicio. En ese sentido, salir a correr es una de las elecciones preferidas. Sin embargo, es clave tener la certeza de que estamos bien de salud antes de practicar esa actividad, y para ello debemos hacernos estudios de rigor.

 

Por ejemplo, todo deportista debe realizarse antes de empezar cualquier actividad física un chequeo, aunque no alcanza sólo con un electrocardiograma. Según los médicos especialistas, preferentemente antes de empezar a correr o practicar cualquier deporte es fundamental hacer un Eco Doppler, que sirve para observar la estructura del corazón y determinar si el tamaño y la contracción es normal. El Eco Doppler es el estudio más importante de todos e, incluso, si hay un control periódico con el médico no es necesario repetirlos todos los años, se puede realizar cada 2 o 3 años.

 

Otro de los estudios previos importantes es la prueba de esfuerzo que dependiendo de la actividad se puede realizar en una bicicleta o en un cinta para correr. Aquí se evalúa la presión arterial y la actividad eléctrica del corazón. A diferencia del doppler, este sí debería repetirse cada año.

 

Si estás empezando a practicar alguna actividad física de alta exigencia o trabajas con personas que están en contacto con este mundo, es muy importante tener conocimiento sobre la Reanimación Cardio Pulmonar (RCP). Saber actuar en una emergencia de este tipo puede salvar una vida. En Pulsa puedes solicitar una capacitación de 2 hrs. En tu lugar de trabajo o domicilio. 

 

Contáctanos ingresando a:

www.pulsachile.com

 

Beneficios de una desfibrilación temprana

En Pulsa nos preocupamos por impulsar el uso adecuado del Desfibrilador Automático Externo (DEA), como un elemento de apoyo en momentos de urgencias.

El DEA nos permite que personal no médico, pueda manejar el aparato con facilidad en momentos de paros cardíacos ocurridos en colegios, empresas, eventos, etc. Siguiendo las indicaciones paso a paso presentes en el desfibrilador ayudamos a reducir los riesgos de muerte y salvamos una vida.

Cuando lo colocamos en la víctima, el desfibrilador realiza una valoración de actividad del corazón y nos indicará qué acciones debemos realizar. Las señales son sencillas, directas y orientadas en dar la ayuda necesaria para realizar la reanimación con éxito.

Los beneficios de una desfibrilación temprana:

  • La Fibrilación Ventricular (FV) es el ritmo inicial más frecuente en el Paro Cardiorespiratorio (PCR) del adulto (hasta un 90%).
  • El único tratamiento eficaz para revertir una FV es la DESFIBRILACIÓN.
  • La FV evoluciona en muy pocos minutos a la ASISTOLIA o pérdida de latidos cardiacos.
  • LA FV revierte hasta un en un 90% si la desfibrilación se realiza en el primer minuto, disminuyendo su eficacia en un 10% por cada minuto de retraso en su ejecución. Después de 12 minutos la supervivencia se reduce hasta una tasa que oscila del 2% al 5%.

 

En el mes del corazón: Cómo prevenir una Enfermedad Cardiopulmonar

Las Enfermedades Cardiovasculares (ECV), son la principal causa de muerte en Chile y el mundo. Se calcula que en un año mueren por esta causa 17.5 millones de personas, lo cual representa un 31% de todas las muertes registradas en el mundo. Por eso, la ley N°21.156 busca que todos los lugares donde existe una afluencia masiva de público, deba haber un desfibrilador Automático Externo (DEA).

¿Qué son las enfermedades cardiovasculares?

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son un grupo de desórdenes del corazón y de los vasos sanguíneos, entre los que se incluyen:

Cardiopatía coronaria: enfermedad de los vasos sanguíneos que irrigan al corazón.

Trombosis venosas profundas y embolias pulmonares: coágulos de sangre en las venas de las piernas, que pueden desprenderse y alojarse en los vasos del corazón y pulmón.

Enfermedad cerebrovascular: enfermedad de los vasos sanguíneos que irrigan el cerebro.

Los ataques cardíacos y accidentes cerebrovascular (ACV) suelen suceder por una combinación de factores de riesgos, tales como el tabaquismo, mala alimentación y como consecuencia de la obesidad, la inactividad física y consumo excesivo de alcohol. Todos estos factores son predisponente para tener  hipertensión, diabetes mellitus tipo 2 y/o dislipidemia, que son finalmente los causantes de las enfermedades cardiovasculares.

Síntomas de una enfermedad cardiaca

Los síntomas de un infarto al corazón son variados, desde no sentir nada hasta lo más clásico, que se caracteriza por:

Dolor en el centro del pecho de tipo opresivo, que se irradia hacia el cuello y mandíbula, todo esto asociado a sudor frío, y eventualmente pérdida de la conciencia.

¿Cómo prevenir la ECV?

Existen muchas campañas que llaman a mantener un estilo de vida saludable, esto incluye:

Evitar los alimentos procesados.

Evitar alimentos altos en azúcar y grasas saturadas.

Disminuir el consumo de bebidas azucaradas.

Evitar el consumo excesivo de alcohol.

Evitar o disminuir el tabaco.

Realizar al menos 3 veces a la semana actividad física.

Hay que destacar que es importante realizarse exámenes de control anual, de esta manera se puede detectar cualquier anomalía o enfermedad cardiaca.

Dentro de los exámenes básicos que se deben realizar cada año, están:

  • Perfil lipídico.
  • Perfil bioquímico.
  • Glicemia 
  • Holter presión arterial (si tienes tomas de presión alteradas)
  • Electrocardiograma en reposo.

Consulta por nuestros Desfibriladores Externos Automáticos (DEA) 

www.pulsachile.com 

 

10 pasos para realizar la reanimación cardiopulmonar (RCP) a un deportista.

1. Reconocer la parada cardiorrespiratoria

Hay que sospechar cuando un deportista cae de repente sin necesariamente haber sufrido un impacto y queda inconsciente. Si la persona no responde a los estímulos y no respira con normalidad, es vital iniciar la reanimación cardiopulmonar (RCP) en los dos primeros minutos tras el colapso.

2. Evaluar y colocar boca arriba

El siguiente paso es poner al deportista boca arriba, teniendo cuidado para no dañar el cuello. Habría que estimular y averiguar si hay respuesta de algún tipo.

3. Llamar a emergencias

Si el deportista no responde se debe llamar a emergencias, pidiendo que traigan un desfibrilador, señalando la importancia de que la primera descarga se dé en los tres primeros minutos después del colapso. Según la nueva ley, todos los establecimientos deportivos deben contar obligatoriamente con un Desfibrilador Automático Externo (DEA).

4. Si el deportista no respira, iniciar las compresiones torácicas

Si no respira, no respira con normalidad o se tiene dudas al respecto, se deben iniciar las compresiones torácicas.

5. Técnica de ventilaciones:

La reanimación con compresiones torácicas puede ser suficiente en los primeros minutos. Después se puede iniciar la RCP estándar con 30 compresiones por cada dos ventilaciones.

6. Utilizar el desfibrilador automático (DEA)

La primera descarga ha de hacerse en los tres primeros minutos después colapso. El propio desfibrilador va dando instrucciones de voz. Tras encenderlo, simplemente se deben seguir las indicaciones.

Antes de dar la descarga hay que cortar la camiseta del paciente para dejar su pecho al descubierto, secando la humedad o el sudor, y luego colocar los parches.

El parche superior se pone en el costado derecho, a la derecha del esternón, por encima del pecho y por debajo de la clavícula. El parche inferior en el costado izquierdo, por debajo del corazón.

Nada más colocarlo se reanudan las compresiones y se espera a que el desfibrilador indique la detención del RCP. El DEA indica si es necesaria la descarga. Ahí nadie debe tocar al deportista mientras se aprieta el botón de descarga. Se sigue con las compresiones con ventilaciones hasta que el desfibrilador vuelva a analizar el ritmo cardíaco.

7. Si no es necesaria la descarga
Si el desfibrilador dice que no es necesaria la descarga, se siguen con las compresiones y ventilaciones.

8. Continuar con la RCP sin interrupción

Mientras se siguen las instrucciones del desfibrilador, se continúa con el RCP hasta que el deportista dé señales de vida o lleguen los servicios de emergencia.

9. Inmovilización y traslado

Para trasladar al deportista a la ambulancia o al centro médico, se le debe estabilizar mediante una camilla o con un dispositivo de inmovilización rígido. Esto sin parar las compresiones, ni la desfibrilación (en caso de que el aparato indique su necesidad).

10. Si el deportista respira, colocar en posición lateral de seguridad

En caso de que el deportista no responda pero respire con normalidad, hay que ponerlo en posición lateral de seguridad.

 

Sólo 4 de cada 100 personas sabe aplicar primeros auxilios en casos de asfixia por inmersión

Una cifra preocupante que se puede revertir. Por esta razón es  importante capacitarse en primeros auxilios. Siempre prevenir es lo más importante; sin embargo también es preciso saber entrar en acción cuando ocurre una emergencia.

Son muy pocas las personas que saben aplicar primeros auxilios en casos de asfixia por inmersión, por lo que es primordial que esa estadística aumente de manera positiva. Y como en esta fecha se incrementan las actividades al aire libre y especialmente en ambientes acuáticos como piscinas, ríos, lagos y el mismo mar, nuestro propósito es prevenir estos casos a través del aprendizaje de los Primeros Auxilios.

El llamado es a estar atentos. Es vital que los padres vigilen a sus hijos en todo momento y se fijen también en que el lugar donde se desarrollen las actividades de fin de año, cuente con los estándares de seguridad necesarios.

Aquí te entregamos 7 recomendaciones para evitar accidentes en esta temporada:

1.- Los niños nunca deben estar cerca de piscinas, ríos o el mar sin supervisión de un adulto responsable.

2.- Los flotadores son verdaderos juguetes. por lo tanto, deben retirarse de la piscina una vez que se dejan de utilizar para evitar que los pequeños se acerquen para tomarlos y caigan al agua.

3.- El uso de un chaleco salvavidas certificado y del tamaño apropiado, incrementa la seguridad en el agua, pero no exime del cuidado de un adulto.

4.- Todas las piscinas deben contar con un cierre perimetral en perfecto estado y de un metro y medio de altura.

5.- Las piscinas públicas deben contar con un salvavidas certificado.

6.- Jamás se debe correr alrededor de una piscina ni lanzarse piqueros o “bombitas”, porque aumenta el riesgo de accidente.

7.- La ingesta de alcohol incrementa el riesgo de accidente durante actividades acuáticas

 

Temporada de piscinas: Prepárate para saber cómo reaccionar en caso de emergencia.

Cuando tenemos hijos pequeños es fundamental estar preparados para enfrentar una emergencia.

El ahogamiento es un riesgo latente en esta época del año, ya que bañarse en una piscina es una actividad frecuente al igual que los accidentes, que en esta situación son rápidos y silenciosos; además, los niños más pequeños pueden ahogarse en apenas 6 cm de agua. 

Lo primero es la prevención.

  • Los niños deben estar siempre bajo la supervisión de un adulto y no encargarlos a un niño o a un adolescente, porque pueden distraerse con facilidad.

  • Se debe poner una reja alrededor de la piscina, que sea imposible de escalar,  sin espacio por debajo ni entre barrotes, y que la cerradura esté fuera del alcance de los niños.

  • Se debe pensar siempre en los niños y asegurarse que las piscinas y playas que visiten tengan vigilancia de salvavidas.
  • Enseñarles técnicas de seguridad básicas en el agua, como por ejemplo: flotar.

Aunque se tome todas las medidas de seguridad y prevención. Es fundamental estar preparado para una emergencia y seguir el siguiente protocolo:

  1. Sacar al niño lo más rápido posible del agua.
  2. Si está consciente y respira, hay que acostarlo de lado, ya que así se favorece la salida del agua a través de la tos o vómitos, y se evita que el líquido obstruya de nuevo las vías respiratorias.
  3. Si el niño no respira, hay que hacer maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP) básica.

  4. Si estamos solos frente a una asfixia por inmersión en niños, se debe realizar RCP por 2 minutos y activar los servicios de emergencia (ambulancia). en caso de ser más personas, uno solicita el equipo de rescate mientras la otra persona realiza la reanimación.

  5. Procurar que el niño no se enfríe. Hay que sacarle la ropa mojada, secarlo y taparlo con lo que tengas a mano.

 

Canciones que salvan vidas: La lista de Spotify para hacer RCP

Como parte de una campaña para comunicar cómo se debe realizar una maniobra de reanimación, el hospital Presbiteriano de Nueva York, publicó en Spotify una lista de cancones con el ritmo preciso para hacer las compresiones.

La canción más conocida para aplicar una maniobra de RCP es “stayin Alive” de Bee Gees, lanzada en el año 77’ como tema central de la película Fiebre de sábado por la noche, protagonizada por John Travolta.

No se trata de un mito o un rumor. Efectivamente el ritmo de “Stayin Alive” es útil al momento de realizar la maniobra de reanimación cardiopulmonar. La explicación está en su ritmo, ya que tiene 100 BPM (beats por minuto), la frecuencia requerida para realizar las pulsaciones en el paciente.

Así es como la canción ícono del estilo Disco, es una de las tantas canciones que sirven para ayudar a una persona que necesita de RCP. Por esta razón el Hospital Presbiteriano, publicó un listado en Spotify con 57 canciones con la frecuencia de beats que se requiere.

El objetivo es generar conciencia y promover el aprendizaje de esta técnica de reanimación, la cual es más fácil de aprender con el ritmo correcto en mente.

Apenas un 46% de las víctimas de ataque cardiaco reciben ayuda de un testigo antes que lleguen los servicios de urgencia, y en las mujeres esa cifra es menor. Cada minuto sin recibir RCP, reduce en un 10% la probabilidad de sobrevivir.

En la lista encontrarás muchas de las canciones que tienen un ritmo de 100 beats por minuto, en géneros y artistas diversos, algunos ejemplos son: “Just Dance” de Lady Gaga, “Rumor has it” de Adele, “Sorry” de Justin Bieber, “Crazy in love” de Beyoncé, o “Rock your body” de Justin Timberlake.

Lo curioso es que hay otras canciones que al igual que “Stayin Alive”, no solo tienen un ritmo que ayuda con la maniobra, sino que también su título está relacionado. Estas son: “I will survive” de Gloria Gaynor y “Quit playing games with my heart” de Backstreet Boys.

Agrega la lista a tu playlist y tenlas en mente cuando asistas una emergencia:

 https://open.spotify.com/playlist/7oJx24EcRU7fIVoTdqKscK

Te invitamos a saber más sobre las capacitaciones en Primeros Auxilios y reanimación en:

www.pulsachile.com   

llamando al: +56 9 8340 0970 – +56 4 4235 0440

O escribiendo a: jbowen@pulsachile.com

 

 

¿Sabes si en el colegio de tus hijos, los docentes y el personal tienen formación en Primeros Auxilios?

Cuando nos preocupamos de la educación de nuestros hijos, revisamos la infraestructura, la calidad de los programas, el ambiente estudiantil y muchas otras cosas; sin embargo, olvidamos detalles importantes como saber si las instalaciones cuentan con los requisitos mínimos para prevenir accidentes o si el cuerpo docente y el personal cuenta con formación en Primeros Auxilios.

Existe una alta probabilidad de que el personal docente de un colegio tenga que enfrentarse a un accidente de algún estudiante. Por esta razón es muy importante preguntarse si los profesores y el personal administrativo tienen la formación correcta para actuar ante una situación así.

Es importante que los colegios den prioridad a la formación en Primeros Auxilios para sus docentes, y más importante aún es que estos sepan qué hacer en el momento necesario.

Primeros Auxilios para profesores

Los docentes son un referente para la educación de los alumnos en el colegio. Los estudiantes son su máxima responsabilidad y es necesario que tengan formación en Primeros Auxilios. La capacitación se basa en conocer los recursos básicos y necesarios para atender a una persona que necesita atención médica urgente. La formación en Primeros Auxilios proporciona al equipo técnico y docente, entre otras a habilidades:

  • Un conocimiento general de la prevención de riesgos.
  • Técnicas para fomentar la seguridad y la prevención de accidentes
  • Conocer la reanimación cardio-pulmonar (RCP).

Además, es importante recordar que todos los colegios deben estar provistos de un equipo de Primeros Auxilios y/o botiquín y también de un Desfibrilador Externo Automático (DEA), de tal manera de hacer del establecimiento un lugar cardio protegido.

Todo el personal del establecimiento debe conocer la ubicación del botiquín y del DEA; el cual debe ser un lugar de fácil acceso, preferiblemente sin llave.

Te invitamos a saber más sobre las capacitaciones en primeros auxilios y reanimación en:

www.pulsachile.com   

llamando al: +56 9 8340 0970 – +56 4 4235 0440

O escribiendo a: jbowen@pulsachile.com

 

La importancia de la reanimación cardiopulmonar.

Expertos dicen que existe un 80% de posibilidades de vida si se realiza una reanimación cardiopulmonar en el primer minuto de un ataque, la rapidez es la clave al momento de reanimar a un paciente, ya que esto ayuda a que llegue vivo al hospital.

Identificar los síntomas previos y realizar las maniobras de reanimación básicas son la clave para lograr reducir en gran medida el número de personas que fallecen por infarto, la técnica RCP respiración boca a boca y compresiones cardíacas, brindan oxígeno a los pulmones y mantienen la sangre oxigenada circulando hasta que se puedan restablecer la respiración y las palpitaciones cardíacas.  

Por esta razón es muy importante educar a la población y sobre técnicas de reanimación, y en el caso de instituciones, servicios públicos, centros comerciales, entre otros, contar con el DEA, un dispositivo electrónico que puede examinar el ritmo cardíaco para determinar si es necesario proporcionar una descarga a una persona en paro cardíaco, todo con el fin de actuar en el momento indicado para salvar una vida.

Una nueva ley, obliga a nuevos recintos, disponer de desfibriladores externos automáticos (DEA) portátiles

El 20 de mayo de 2019 se publicó en el Diario Oficial la ley Nº 21.156 que establece la obligación de disponer de desfibriladores externos automáticos portátiles en establecimientos y recintos.

Según la nueva ley, los establecimientos que detallamos a continuación deberán contar de forma obligatoria como parte de su sistema de atención sanitaria de emergencia, con desfibriladores externos automáticos portátiles que estén aptos para su funcionamiento inmediato:

Los establecimientos comerciales que según la ley deben mantener sistemas de seguridad y vigilancia (artículo 15 de la ley N° 19.496)

Los terminales de buses, puertos, aeropuertos, estaciones de trenes subterráneos y de superficie; los recintos deportivos, gimnasios y otros con una capacidad igual o superior a mil personas.

Los establecimientos educacionales de nivel básico, medio y superior.

Los casinos de juego; los hoteles, moteles, hostales y residenciales con capacidad igual o superior a 20 habitaciones; los centros de eventos, convenciones y ferias; los centros de atención de salud; los cines, los teatros y los parques de diversiones.

Los servicios de salud podrán adquirir o renovar desfibriladores, en conformidad con los recursos aprobados en la Ley de Presupuestos del Sector Público de cada año, en la partida referida al Ministerio de Salud.

Los establecimientos educacionales podrán adquirir o renovar dichos equipos, en conformidad con sus presupuestos anuales y de acuerdo con su disponibilidad financiera. La adquisición o renovación de los desfibriladores, se considerará una operación que cumple con los fines educacionales.

Por último, la ley dispone que un reglamento elaborado por el Ministerio de Salud establecerá a lo menos las características técnicas de los desfibriladores, las normas respecto de su ubicación, certificación, requisitos, las orientaciones para el uso de estos dispositivos y contenido de la capacitación, para el correcto uso de ese tipo de aparatos en los establecimientos señalados en esta normativa.

La vigencia de la ley es inmediata.

 Revisa la publicación en el diario oficial aquí